Semana 43: Día 300: Apodos para corredores

Es casi un objetivo intrínseco tener un apodo si uno forma parte de un grupo. Generalmente surge de defectos (“El Sordo”), características físicas que no son comunes a otros miembros (“El Negro”), o chistes internos que pocos manejan (“El Conejo”).

Cuando Martín Casanova se unió a los Puma Runners, estaba muy preocupado porque pasaban los meses yno tenía apodo. Era claro que había poca interacción con el grupo de su parte. Más tarde tuvo un nombre, y entendió eso de “cuidado con lo que deseas”. Pero no nos adelantemos. En sus inicios se esforzaba mucho,le costaba bastante progresar. Le ponía mucha garra, y le hubiese encantado un apodo relacionado con eso. “Huevo”, “Titán”… algo en ese calibre.

Los grandes corredores tienen algunos alias que son verdaderamente fantásticos. A Dean Karnazes le dicen  “El hombre más sano del mundo”. Yiannis Kouros es también conocido como “El Sucesor de Filípides”, y hasta algunos le llaman “Dios del Running”. A Usain Bolt le han puesto “Relámpago” (Lightning Bolt), o “El hombre más rápido del mundo” (faltaría aclarar “con toda modestia”).

Y Martín Casanova, que tenía algunos temitas de inseguridad, no tenía ninguno, y estaba a la espera de que el destino lo ayudase con un apodo, signo de integración y camaradería.

La leyenda contará que en un viaje a la Merrell de Pinamar, los miembros del grupo viajaron en patota. Compartían las compras en el supermercado, salidas, nafta, peajes, y luego dividían todo “a la romana” (en partes iguales y que sea lo que Dios quiera, cosa que llenaría de orgullo al Che Guevara). Casanova, vegetariano empedernido, estaba en desacuerdo con esta práctica. Mientras el resto gastaba fortunas comprando cadáveres animales para después incinerar en la parrilla, él comía sándwiches de lechuga y tomate. Pidió hacer una excepción al reglamento, y fue aceptado a regañadientes.

En ese momento otros empezaron a pedir también excepciones. “Yo comí sin mayonesa” dijo alguno, para burlarse. Estaba naciendo una leyenda. Lo que ocurrió fue que el grupo lo tomó como un miserable amarrete, al que no le gustaba la mayonesa (!). Faltaba poco para que surgiera el apodo.

En la Merrell de Tandil se repitió el viaje en patota, compartir gastos. Ante una desconocida, una integrante del grupo empezó a presentarnos a todos. “Este es El Gato, él es El Conejo, y él…” y se detuvo unos segundos en Casanova. La situación requería continuar la temática animal, y la única referencia que se tenía de él es que era “tacaño”, así que el apodo elegido fue “…El Rata”.

Pocas veces un nombre se impuso tan rápido y se extendió a tanta gente. Alguno entenderá que era una buena señal, que significaba que lo notaban. Era una señal de que se estaba integrando, aunque el apodo fuese tan poco feliz.

De regreso, le comentó el hecho a sus amigos (de esos que no corren, ni se ponen apodos entre sí). Le preguntaron, para consolarlo, cómo quería que le llamen. “El Grosso”, contestó. Ese apodo no se impuso, pero denle tiempo.

Uno no elige cómo lo va a llamar el resto (a menos que uno se decida por algo tan extravagante como “Chatarra”). Es algo que el grupo lo define, y uno tiene poca injerencia. El apodo de Martín Casanova poco tenía que ver con su desempeño deportivo, cosa que sí pasa con aquellos admirados corredores célebres. Pero estos atletas no buscaban la gloria, les llegó y la gente respondió ante eso. El deseo de “El Rata” era un poco más humilde: pertenecer. Y, por más que le pesen las connotaciones de ese apodo, ya era parte indiscutida de su grupo.

About these ads

Publicado el 27 junio, 2011 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. el mejor post! jajjaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: