Semana 34: Día 232: Para qué sirven las rodillas

Las rodillas, además de que sirven para flexionar las piernas más o menos por la mitad, sirven para arrodillarse (generalmente en situaciones de súplica) y para golpeársela con diferentes objetos. Juegan un papel fundamental para la caminata, y ni que hablar para correr.

Cuando uno se lastima una parte del cuerpo, descubre qué tan importante es. O sea, para qué cantidad de cosas la usamos. Sólo cuando se presenta el dolor tomaomos consciencia de que hay algo primordial que no está funcionando.

La rodilla no sólo me dolió para caminar, sino para sacarme las medias, para sentarme, para ir a buscar el control remoto… Me di cuenta, además de que soy más frágil que una crisálida, que al no poder correr no me alcanza el tiempo del semáforo. Cuántas veces apuramos el avance de los autos con una carrerita, mínima proeza que sería suicida en mi actual estado.

Ayer, mientras la rodilla se hinchaba y yo empezaba a quejarme, asaltaron a un amigo muy querido. Cuando los infames bribones se alejaron, él atinó a correrlos, y lo disuadieron amenazándolo de dispararle. Astuto, él desistió, ya que su vida vale muchísimo más que el dinero. Yo intenté consolarlo diciéndole que yo prefería que me roben a lesionarme la rodilla y no poder correr. Dicen que mal de muchos es consuelo de tontos. Y mal de uno es consuelo de ninguno, agrego yo. Pero realmente hay cosas peores (Harry Potter preferiría vivir en nuestro país, inmerso en la inseguridad, la pobreza, la falta de oportunidades, a ser constantemente perseguido por el Señor Oscuro).

Esta situación del robo y la persecusión fallida me recordó a otras situaciones similares. Cuando me fracturé el tobillo obviamente no podía correr. Ya con los huesos casi soldados, rengueaba un poco pero caminaba sin yeso ni muletas. Cuando bajé del tren Roca vi cómo un ladrón intentaba sacarle dinero a un pobre niño que estaba demasiado aterrado para sacárselo de encima. Puse mi mano sobre el hombro del delincuente y le di un fuerte empujón, que los separó. “Dejalo en paz” le dije, con mi mejor voz de superhéroe. El crío me agradeció y huyó despavorido. Y claro, quedamos solos el delincuente y yo. Y no podía correr. Me siguió varios metros, me insultó por meterme donde no me correspondía, me pateó (afortunadamente en la pierna sana) y se dio media vuelta y se fue. Lo ignoré todo el tiempo, pero en el fondo me daba cuenta que necesitaba de mis piernas para escaparme de esa situación tan tensa.

En este caso no tengo una lesión en el tobillo, pero sí en la rodilla, lo que me pone en una situación en desventaja para muchas cosas en la vida. Para llegar temprano, para perseguir malhechores y para escapar de ellos (y, quizá, hasta para arrodillarme y suplicarles… espero que me sepan entender si en este momento no puedo hacerlo).

La rodilla hoy me duele la mitad que ayer, lo cual no es poco. Me puse átomo desinflamante, que tiene un olor que me recuerda a mi padre. No voy a poder entrenar, y eso me fastidia un montón. Pero tengo esperanzas de que para el sábado pueda volver a correr. Si el dolor disminuye 50% cada día, el fin de semana voy a volver a ser el de antes.

About these ads

Publicado el 20 abril, 2011 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Ánimo. Todo pasa. De todas maneras tu predisposición a averiarte parece irremediable. Juanca.

  2. Te hiciste ver??

  3. Hola Martín, leyendo sobre tu lesión en la rodilla, quisiera consultarte si sabes algo sobre la hiperprensión rotuliana, tengo quince días de rehabilitación con el fisio y sigo con dolor en las rodillas, aunque el dolor es menor ya son 15 días sin correr y me apena mucho xq me encanta correr.
    Quisiera saber si hay corredores con mi mismo diagnostico que no han dejado de correr y q precauciones toman.
    Puede ser un nuevo tema para otro post.
    Saludos,
    Tati

    • Tati, no sé sobre esa lesión. No tengo experiencia directa. Un amigo tuvo un problema en la rótula, y prácticamente vive con esa lesión. Dejar de correr es algo duro, pero es la mejor opción. Hay que hacer equilibrio entre descansar para que la rodilla se recupere, y fortalecer los músculos para proteger mejor la zona.

      Paciencia, y volvé de a poco!

  4. Gracias por tu respuesta Martín, eso de dejar de correr no esta en mis planes, Ja! Y creo q en la de ningún corredor q ama correr. Bueno, hago todo para cuidar mi salud y poder seguir haciéndolo. Hice reposo absoluto y ahora estoy siguiendo un plan de rehabilitación con un fisio, fortaleciendo toda la zona, hoy x hoy me siento mejor pero aun no he vuelto a la pista…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: